hide

Read Next

SEIS BENEFICIOS DEL MA L GENIO

On Mindfulness path

Ayer en el transporte publico, vía a mi trabajo, escuche una discusión durante unos 10 minutos, porque algún pasajero empujo a otro , tal vez accidentalmente u obligado por el apretujamiento forzoso en que nos vemos obligados a convivir, para poder desplazarnos utilizando este medio. El caso es que los dos señores, discutían acaloradamente, se insultaban, se culpaban mutuamente y aunque no se fueron a manos, por la casi imposibilidad de moverse por estar comprimidos dentro del vehículo, creo que fuera de allí se hubieran agarrado a golpes.

Y esto es muy común en la naturaleza del ser humano, en los tiempos modernos, exacerbado por el estrés, las angustias económicas, las prisas en que vivimos, la intolerancia, los problemas familiares, la inseguridad en nuestras ciudades, entre otras razones, todas ellas aparentemente validas y/o justificables. Vemos riñas, discusiones, insultos en todas partes, en la calle, en la tienda de la esquina, en nuestra propia casa y nos acostumbramos a que esta es la “naturaleza” del ser humano.

Pero, para qué nos sirve el mal genio? Cual es el valor agregado de adoptar una conducta iracunda , anclada en nuestras relaciones con el entorno y que esgrimimos como herramienta de auto-protección ( léase temor ) o de manipulación para lograr cosas? Cual es la utilidad práctica de tal comportamiento? Claro está , aunque el objeto de tu ira, puede ser una persona a tu lado, o una situación que no te gusta, las razones de la irá están dentro de ti mismo así que la causa de fondo, no está afuera, no está en la gente, no está en las situaciones de la vida, n en el jefe, ni en la esposa, ni en el vecino, sino dentro tuyo.

No soy sicólogo, ni sociólogo, pero si me lo permiten, soy “ experto en mal genio “, porque he vivido con él durante muchos años y he logrado hacer padecer a mis seres queridos muchas veces, gracias a él. Así que me tomaré la libertad desde mi experiencia y usando un poco de sarcasmo, de mencionar algunos pocos de los beneficios que me ha reportado tal conducta.

Viejos

On Intuiciones de un don nadie

Lisboa, abril de 2014. Acostado sin fuerzas en la cama del hotel espero el final de la tarde y veo cómo se apapga una luminosidad que en mi ciudad no existe. La TV, encendida hace horas sin que nadie la escuche, de pronto muestra noticias sobre jubilados en Portugal.

Es el penúltimo día de este viaje y miro la televisión con la nostalgia ansiosa del día antes del retorno a casa: mientras un narrador menciona cifras y porcentajes de salud y pensiones las imágenes, todas, muestran grupos de viejos sentados en pares o grupos en bancos de avenidas o plazas. Hay una postura corporal universal: bastón entre las piernas, espalda encorvada, ambas manos sobre el mango. El sol y el calor primaverales parecen no hacer diferencia: todos usan boinas, camisas gruesas, muchos incluso chalecos.

¿Dónde están estos viejos en mi ciudad?

¿Dónde están al menos en ese Londres de las postales extranjeras y propias, de Westminster y la City o los Shoreditch, Kentish Town, o Dalston que se multiplocan día a día?

¿Qué fuerza -personal, social, cultural, económica- los aleja de las miradas de esos cientos de ejecutivos, pretenciosos, jóvenes, adeptos del wellness, cultivadores del dinero, turistas, regulares del local que cobra caro y sistemáticamente para verse antiguo, barato y cuidadamente desordenado?

Rendering New Theme...