hide

Read Next

EL ENFOQUE EN LA ERA DEL A TONTAMIENTO DIGITAL

On Mindfulness path

Vivimos en una época con los mayores adelantos científicos, tecnológicos y en particular, asombrosos en el tema de comunicaciones instantáneas, información, tanto visual como auditiva por toneladas está disponible, como nunca antes. Todo esto, supone una inmensa posibilidad de desarrollo personal, estudio, conocimiento, experiencia de las mejores mentes al alcance de la mano, lo cual es desde toda óptica impresionante y casi increíble, al menos para las personas que como yo, ya pasamos el medio siglo de vida.

Sin embargo, como en todo, el uso inadecuado de las herramientas, puede ser contraproducente y esta no es la excepción.. Hay tanta, pero tanta información y facilidad de comunicación instantánea, a voluntad, sobre todos los temas, que este exceso se ha transformado en la distracción - dispersión ( léase atontamiento digital ). No te ha pasado que usas el internet para hacer alguna tarea, una investigación, un trabajo, y te encuentras de pronto inmerso en chequear tu Facebook, tu tweeter, tus redes sociales, te pones a jugar, a ver videos, a chatear, etc. etc. y cuando te das cuenta han pasado horas y no has hecho nada concreto de tu trabajo o tareas? Y esto no solo en la casa, sino en la oficina o en la universidad. No te has sentido un atontado digital? Y no solo es la perdida de efectividad en tus trabajos, sino la pérdida de comunicación , que paradoja, con tu entrono real, con la persona que está a tu lado, cuando estás con tus dispositivos digitales, en la cena, en una reunión, en un encuentro con clientes?

Porqué sucede esto? Aquí unas pocas a razones:

CORRIENDO CON HARRY

On caldo de aventuras

A menudo salgo a correr y no quiero oír el tráfico, los ruidos de la calle, el mío interior. Prefiero desconectar y me cansa un poco la música, repetitiva al final, las radios, la publicidad. Con muchos libros pendientes de leer, la alternativa de los audiolibros me está funcionando. Me divierto, es entretenido y el tiempo, y a veces el cansancio, vuelan. Correr es de cobardes, está bien, puede ser, pero correr con Harry Potter confiere un poco de valentía. Nuestra amistad no fue a primera vista, uno tiene sus prejuicios y huye de bestsellers y de libros para críos. Sin embargo, al convertirme en padre (y ya vamos para casi diez años) encontrar cosas que motiven a tu hijo a leer no es tan fácil, y si cada día sigues la rutina de leer y a la cama, pronto hasta la biblioteca se queda modesta.

Y tras un ¿por qué no?, el mundo mágico del chaval de Londres conquista a pequeños y a adultos poco a poco. Con muchas páginas (también pelis, será inevitable) acumuladas, crecimos juntos y nos plantamos en el quinto de la serie, "Harry Potter y la orden del Fénix", si bien, dada la edad y las circunstancias, la lectura ya se ha hecho privada, independiente. Tochaco voluminoso para un niño de aún nueve, y trama que se hace más compleja, pero no menos amena. Según mi hijo, hago trampas por escuchar en vez de leer (vale, un poco) y es que la falta de tiempo, otras lecturas a medias, y la nostalgia del personaje invitan a la locución. Una única narradora con sus dramatizaciones modestas, y no está tan mal. Muchas horas de diversión y compañía trotando por ahí, con una literatura dinámica y desenfadada, que se burla con fruición y ternura del mundo adulto, rígido, cruel y corto de miras, como uno de aquellos profes que tanto sufrimos en algún momento. Entonces no teníamos varita mágica para hacer los deberes ni cumplir los castigos. Ahora tampoco, pero si quieres contagiarte del valor necesario para afrontar grandes retos cotidianos, el chico de las gafas seguro que no te defrauda (ni tampoco a tus pequeños).

Como colofón, hasta puedes animarte a probar uno de los refrescos preferidos en Hogwarts, cole de Harry, jugo de calabaza.

Rendering New Theme...